Como hijos de Dios, tenemos la enorme bendición de ser parte de la Iglesia de Cristo

dirigida por el Espíritu Santo quien nos mantiene firmes y expectantes sobre lo que Él hará.

"Él no solo nos llama a amarlo sino también a "amar la verdad" acerca de Él"

2 Tes. 2:10